lunes, 6 de mayo de 2013

Evangelina Bomparola Colección Otoño - Invierno 2013.





Evangelina Bomparola.

Colección Otoño – Invierno 2013.



Jugar, de eso se trata. Aquí y ahora. Hoy y siempre. Recuperar el deseo.
Ese impulso arrebatado por el implacable vértigo del tirano Kronos
y su tiempo envasado en el cuadrante de un reloj.
Muchas veces me he preguntado cómo unos pocos números pueden contener todo el tiempo. Y en la misma pregunta esta la respuesta:
si hay cantidad, también debería haber calidad. Y la posibilidad de elegir un equilibrio entre ambas.
Y así, mientras miro atentamente el reloj de la vida y mi existencia transcurre,
observo nacimientos y muertes en un devenir incesante de acontecimientos, de hitos fundamentales que marcan un antes y un después.
Es por esto que dejo el reloj y juego con el tiempo para permitirme vivir en un espacio sin tiempo.
Transitar espacios de placer y deseo en el que el reloj desaparece.
Vivir cualitativamente y dejar de cuantificar. VIVIR EN EL TIEMPO DE KAIRÓS.
Esta Colección habla nuevamente de una experiencia personal en la que con mi equipo intentamos plasmar
el desmembramiento del reloj en una silueta que oscila entre la rigidez y la languidez.
Se rigidiza cuando Kronos marca su impronta, se libera ante la presencia de Kairos hasta que,
finalmente se fusiona en un juego en el que lo laxo y lo rígido simbolizan un perfecto equilibrio.





Presentación de la Colección Otoño-Invierno 2013 de Evangelina Bomparola. Sobre Av. Alvear, en la vereda de su boutique, donde se realizó un simple y al mismo tiempo sofisticado y original desfile...









La pasarela montada sobre la vereda y concluyendo  apenas sobre la calle. Las luces y la caída del atardecer iluminaban esa etérea pasarela que nacía desde el interior de su boutique, con el buen gusto que destaca a Evangelina tanto para crear un evento como demás está decir, reinventar y crear un espacio y sus modelos, sabiendo con delicadeza y gusto que es lo que se debe usar.










Mucho negro, toques de rojo para dar esa pincelada de color, y  apenas y a lo lejos se dejo ver un destello de blanco. Bastantes peplums, cuero y un lindo estilo.
Nadie dejo de ver tal maravilloso espectáculo, sobre esa luminosa pasarela, autos que detenían su tránsito, tan solo para observar por unos segundos, esas delgadas figuras que aparecían como saliendo de una caja, envuelta de negro y rojo.





Tendencias By JM
Jorge L. Molina Sanz.